22 nov. 2016

CULPABLES

El tiempo pasa inexorable 
y nos condena a todos al patíbulo
porque somos culpables.
Culpables de no haber sabido redimirnos,
de clavar estacas en corazones de vampiros vencidos,
culpables de las grietas que hicieron escombros
de tiempos compartidos.

Se nos hace largo el trayecto 
pese a lo corto del recorrido,
subimos y subimos escalones
para que al final nos espere el cadalso,
porque somos culpables.
Culpables de denostar al ser humano
de convertirlo en latifundio de venganzas,
en soberano inconfundible de sus males.
Culpables por las huellas que hacen caminos 
a ninguna parte,
y levantan alambradas que nunca rozaran el cielo,
intentando cercar esos infiernos
que irremediablemente 
cruzaran hacia nuestro lado.

Al final nos espera el tiempo con su vara de mando,
y nos ordena desplegar la arruga
para mostrar las fosas olvidadas que escondieron,
los que hoy se muestran 
un tanto generosos con su recuerdo,
no eran, ni son, ni seguramente seremos tan honestos,
porque hay lágrimas que nunca se han contado 
por no buscarlas
y sin embargo, 
somos culpables de enjugarlas sin pañuelo,
de doblegar el sentido común 
a la particularidad de lo correcto
o moderar el grito,
para que no nos duelan los oídos y el silencio.

Pero el tiempo nos muestra sin piedad 
la soga del ahorcado
y ya con la lengua fuera y los pies colgando,
aún seguimos buscando la absolución:
quizá en el amor que dimos o en el que nos dieron
tuvo que ser por algo:
tal vez vencimos alguna vez la sed de sangre
y nos hicimos humanos antes de la estaca.
Es posible que en algún momento de los escombros 
resurgiera una iglesia sin dioses ni demonios
o incluso que hayamos sembrado ya
una tierra de conscientes sin venganzas.
La soberanía del libre albedrío
puede que ya esté rendida al compromiso de los iguales
y en alguna parte de nuestro escenario,
ya no haga falta seguir las huellas del error
y el sacrificio inútil y despiadado.
Quién sabe si el sentido común 
es ya particularmente nuestro
y lloramos por fin lágrimas visibles 
gritando sin miedo en el otro lado.

La historia escribe 
sobre cadáveres que estuvieron vivos
la religión 
plegarias a muertos que buscaban morirse
la ciencia mata lo vivo si es necesario 
en busca de respuestas
y la filosofía 
mata la respuestas buscando más preguntas
Quizás el arte sea lo único que nos redima.
porque una cosa es cierta, 
somos culpables.

A.M.G(2016)


10 nov. 2016

Los malos milagros

El mundo se ha convertido en un desierto 
en el que solo crecen las grietas,los abismos, 
la sequía y el espejismo es ley de vida. 
Nos morimos de sed, de hambre, de pena, 
pero los poderes en la sombra, a todas luces, 
nos mienten diciéndonos que todo esto 
son cosas ajenas 
y el desierto sigue avanzando, 
y seguimos muriéndonos de hambre, de sed, de pena.
Es tan gruesa la arena que cubre nuestras cadenas, 
que tiramos de ellas sin apenas verlas
y un viento cargado de despistes 
nos vuelve ciegos, sordos...
Solo cuando nos toca de cerca la desgracia, 
el desatino de los injustos, 
salvarnos se convierte en una idea. 
Pero, las desgracias, las injusticias, 
mas que rodearnos nos gobiernan, 
están siempre ahí en forma de amenaza 
y tengo que darles una mala noticia, 
siempre, siempre por lo menos una vez en la vida, 
sentiremos en nuestras carnes la amenaza cumplida. 
Esperamos tiempos mejores, 
confiamos en que mejoren nuestras circunstancias, 
ponemos nuestro destino, 
en manos de un dios benévolo, 
de un gobierno benévolo, 
de hombres benévolos... 
Confiamos, esperamos, el otro es el que sufre, 
el otro es el que nos salva. 
Pero el otro es un niño que se parece a tu hijo 
y que no tiene oportunidades, 
es el vecino que se quedó sin casa, 
o el mutilado por una granada, 
o la niña abusada...
¿El otro? 
no tendrías tanto miedo si no pensaras 
que algún día puedes parecerte a ellos. 
Y en este miedo se crece este otro que no nos salva 
sino que nos condena. 
El poder necesita soldados no solo armas 
El poder necesita nuestras vidas, 
insignificantes, sin importancia 
porque somos el brazo ejecutor 
que los eleva por encima de todos nuestros males, 
los que obramos el mal milagro para ellos: 
personas sin casa, niñas sin consuelo, 
guerras, hambre, sed, enfermedades, 
remedios a la venta 
y los mejores postores nos saben necesarios.
Inmerso en ese mundo de dioses y demonios
la verdad es,
que ellos son el mismísimo diablo
y nosotros,
ese dios quieto que no hace nada.

A.M.G (2016)

4 nov. 2016

El Poder


El poder nunca cambia de bando 
aunque lo parezca,
permanece impertérrito fiel a su bandera,
aunque no la tenga. 
El poder es un mal milagro 
deseado y concedido a quien mal desea.
Supera con creces las expectativas 
de todos nuestros demonios
y ese Dios que inventa para su pecado,
lo absuelve mientras al resto nos condena.
El poder se alimenta de hambres y de esperas
desesperadas y sangrientas,
hace cielo lo más bajo que puede
y en esta altura de hondos agujeros,
se yergue victorioso 
como una virgen tras un parto doloroso 
lleno de ausencias.
El poder se hace arteria cada vez que lo piensas
y bombea una sangre espesa y virulenta
que lo ensombrece todo,
vistiendo el horizonte de estrellas engañosas
que oscurecen el planeta.
No lo siente como suyo, el planeta,
pues nada tiene mas allá de las quimeras que gobierna,
con ellas domina el corazón que no tiene.
al que no llega
y hace mente en el espacio hueco de lo que se sueña
y no suele "soñarse" la concordia normalmente.
Hay un yo gigantesco en el que poder se crece,
ahí está su bando, 
esta probablemente sea su bandera.
Y sin embargo, 
solo este yo puede destruirlo
porque el poder en el fondo lo desprecia.

A.M.G (2016)

7 oct. 2016

DESDE TAN CERCA

Hay una cercanía inalcanzable
 que nos separa de nosotros mismos
y nos hace mirar al horizonte
ese que se muestra como sueño o promesa.
Una cercanía que ciega como el sol, cuando la miras
y atraviesa los ángulos muertos
convirtiéndolos en huellas para el camino de maña.
Es una cercanía que fabrica silencios
olvidos, recuerdos falsos.
Que no dibuja, ni piensa, ni se arrima.

A.M.G (2016)


ÚLTIMOS COMENTARIOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...