20 dic. 2015

DICIEMBRE

Mi madre nació un 24 de Diciembre, hace ya... 
ya no quedan años

Demasiadas lunas en mis noches 
para contar estrellas,
demasiado fuego para avivar las ascuas.
Es la figura que domina
sobre el conjunto difuminado de mi ira.
Tan enfadada estoy con lo que no me enfado,
que quisiera gritar lo que nunca me callo,
pero lo digo bajito
en tono de disculpa,
para que no me oigan aquellos a quienes amo.
Se me ha caído Diciembre de las manos
y hoy se, 
que nunca lograre atraparlo.

A.M.G (2015)






26 nov. 2015

Y NO SOY POETA (II parte)


...Somos arroyos en el aire evitando la furia de tempestades
llamas que se ahogan en el fuego que arde
rompiendo el humo en mil pedazos,
lágrimas de cenizas que se esparcen.
Somos náufragos nunca rescatados
sin necesidad de auxilio estamos y nos sentimos a salvo.
Nos mienten
Engañamos
Nunca nos lo contaron y siempre lo supimos.
Siempre tuya, siempre mío,
eufemismos de lo corrompido.
Putrefacto es el olor de rosas muertas
que encerramos en frascos de colirio
para no llorar el espanto de nuestras bondades y delirios.
Todo parece estar enterrado a ras de suelo,
tan hondo queda lo verídico
que la verdad se esconde entre matices,
en el eco silenciado de lo desmentido.
Y somos plañideras ausentes de lamento
en un velatorio del que se ha escapado el muerto.
Una broma parece del destino planificada a golpe de martillo
en un sin-vivir  mil veces repetido,
Pom. Pom. Pom
Somos herreros de lo antiguo, de lo viejo
de lo ya superado en otros siglos
y volvemos,
volvemos al recreo de cuando eramos niños,
al temor de ser sorprendidos en el cuarto de baño de los vicios.
volvemos aun  sabiendo que regresar no es un alivio.
Y no soy poeta, en ocasiones 
en ocasiones se me resiste el estilo.

A.M.G (2015)






9 nov. 2015

Y NO SOY POETA


Cantamos virtudes odiosas
al amor que mata, que hiere,
al dolor que se recrea en su agonía.
Somos poetas de la angustia,
del reclamo doliente,
hacedores de un sentir superlativo.

Somos la mueca que resiste a la mueca,
el eslabón perdido de ninguna cadena,
refugio a la intemperie somos,
lleno de cuevas, de rincones y de esquinas
y en una de esas cuevas sin paredes,
sin techo que ponga a salvo nuestras miras,
nos resistimos sin rubor a la alegría.

Nos es cómodo el llanto,
sobresale fácilmente a la piedad y a la empatía 
y no soy poeta, en ocasiones,
en ocasiones se me atraganta la rima.

A.M.G(2015)




24 sept. 2015

ELLA


He de rendirme a la esperanza
no hay evidencias en mi mente que puedan pararla
y avanza.
Tiene la fuerza de mil demonios
y el contraste amoroso de cien mil  ángeles.
Es una lluvia de ascuas que deslumbra
deslizando su lumbre entre quimeras.
Un fuego fatuo que se abre paso en la vida
para nacer entre latidos que no esperas.
¡Y claro que hace mella!
¡Y deja huella!
Se contonea como una puta lasciva
y después se hace la estrecha.
La tienes de enemigo
entre un monton de amigos que no encuentras
y cuando se revela como una promesa
te hace concebir miradas nuevas.
Crees alcanzarla en una realidad que nunca llega
y al final, es ella quien se aleja.
Queda su sombra entre vaivenes de sueños
y una potente luz que sin embargo no te ciega.
Al otro lado de esa luz
¡Verdadera!
¡Créeme!
sigue estando ella.

A.M.G(2015)





25 abr. 2015

Cuando no te encuentro


Como un arpón herido
herido por el pez que fue pescado,
así me siento cuando invado tu espacio
ese rincón donde está todo 
lo que nunca fue encontrado,
ese cielo sin dios 
y ese infierno sin diablo.
¿Conciencias moribundas?
Aquí solo hay conciencias
de ultratumba.
Muertos que callan a los muertos
para no ser descubiertos
por la vida.
Vidas doblegadas al hueso
soñando la quimera de sus carnes
de su deseo de músculo,
de su entramado de nervios.
Hombros que huyen de los hombres
para aliviarse el peso,
y  el peso es
la caricatura de lo que nunca fueron.
Y en este espacio tuyo 
donde no hay milagros
no me duele la sangre, 
me duele el borboteo,
no me duele la herida,
me duele el puñal que se hizo un hueco.

A.M.G (2015)






24 mar. 2015

RELÁMPAGO


Viola el silencio la tormenta
que tiñe color rayo
los escasos rincones de mi sorpresa.
Y se estremece el aire entre mi aliento,
sin salida,
hace vapor en el cristal de mis secretos,
esos que me roncan a la cara y sin respeto
todos los luceros muertos de los ciegos
y es que no hay parpado capaz de levantarse
en este escenario obscuro de lamentos.
Y me quedo quieta,
resguardada en borracheras de otros tiempos,
defendiendo mi sueño,
pues no atisbo a ver quién soy
ni a quién me vendo,
que de haber un comprador
seguro que lo encuentro entre mis miedos,
sorbo a sorbo, en aquellos vinos viejos.

A.M.G (2015)




ÚLTIMOS COMENTARIOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...