18 nov. 2013

PERDIDA


Me dirijo hacia el silencio 
callado,
allí donde no hay pensamiento,
ni obra, ni descanso.
Avanzo hacia la cordura 
ausente,
en donde se refugia el dormir sin sueños,
el orar sin rezos,
donde creo que está la palabra que no miente.
De pronto,
me encuentro en el umbral de la razón 
perdida,
subiendo y bajando escaleras sin peldaños
Desgastadas,
las preguntas que nunca he formulado,
me obligan a respirar un aire ya viciado
y debo  regresar sobre mis pasos.
En ese limbo de huellas,
pues no es posible volver sin recordarlo
regreso a un olvidado propósito de antaño:
Si hay un cielo, 
un ángel dentro de mi demonio,
no quiero llegar a el 
sin antes del infierno rescatarlo.

A.M.G (2013)



ÚLTIMOS COMENTARIOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...