28 sept. 2011

¡No podeís!


Me podréis obligar a cruzar cien fuegos, 
pero, no ha encender la llama.
Podéis hacerme callar, 
pero, no por ello me mantendréis en silencio.
Tenéis el poder de hacerme vuestra esclava,
pero, nunca seré vuestra.
Habéis levantado un muro entre mis sueños y yo,
pero, mi sueños no se miden a lo alto.
Soy libre,
pese a vuestro infierno de sueños rotos, 
de fuegos tácticos, 
de cárceles sin almas, 
de silencios lapidarios.
Y esta mi libertad,
no está al otro lado de vuestros muros.

A.M.G



27 sept. 2011

Adivinanza imposible

Soy cual loba amamantando a sus crías,
como una hiena maniobrando el silencio,
Qué soy, sino, la sombra que lacera
esa luz que lucha contra ella.
Mando estrellas
cual si fueran ejércitos
y construyo etéreos universos.
Qué soy, sino, la sombra que planea
levantar en tu nombre un firmamento.
Soy el ingenio de los que inventan dioses,
y de Dios su ojo traicionero,
el que tiene ciego.
Qué soy, sino, la sombra que hace soles
y esconde sus rayos entre mares secos.

Soy la tortura de los que no se rinden
y el espejismo de aquellos que claudican.
Vivo en el negro del arcoíris,
y a todas luces soy,
el blanco que purifica.

No tengo un cuerpo al que darle un nombre,
ni me aclaman con fervor multitud de voces,
no puedo pues, decirte quien soy,
pero tú, me conoces.
                                     A.M.G



22 sept. 2011

Así como me veis


No somos mas que ojos abiertos
al espacio insuficiente de nuestras expectativas,
cuerpos perdidos en ese espacio,
no mayor que aquel que alberga el silencio,
almas a la deriva,
acortando la distancia que la obscuridad propone
y estamos siempre, 
un paso por delante de nuestras miras.
Del "yo" conocemos lo que nos es ajeno,
del "tu", su tacto en nuestra piel,
el "nosotros" lo hacemos siempre nuestro.
Vuestro es mi lado más certero.
Así como me veis, quisiera verlo.
 A.M.G





Profundidad
de
espejo

Y se lanzó al mar,
y cayó en lo mas hondo,
allí donde no alcanza a llegar
ni el agua.
¿Dónde esta la muerte?
Preguntó al océano seco,
de tan profundo y tan secreto,
y el océano le respondió
indolente:
¿Sé yo acaso,
dónde está el agua,
que me da mi nombre?
Profundidad de espejo,
esto es
lo que sintió en ese momento,
mientras pensaba:
el mar y yo ,
el océano y el otro
 ¿Y la muerte?
En el agua.

A.M.G



20 sept. 2011

ENTRE DOS FUEGOS




Entre dos fuegos como una llama más,
pero sin arder
salvando lo poco que queda bajo mis pies.
Enfadando a la brisa para hacerla aire,
no sirve de nada, nuevamente en el centro,
salvando lo poco que queda bajo mis pies.
Los abrazo como queriendo ahogarlos en mis senos,
arrebatarles el oxígeno que los hace vivos,
pero, no  hay suficientes brazos,
ni suficiente vacío,
¡No lo consigo!
Su calor me asfixia, pero, no me mata
saben que soy el árbol que los mantiene activos,
y aunque la lluvia acude fiel a mi danza,
llueve seco,
tan poderosos son estos dos fuegos,
que aquí sigo, justo en el centro,
salvando lo poco que queda bajo mis pies
y haciendo de ello mi universo,
sin estrellas, sin luna,
solo un continuo y caliente atardecer.


A.M.G




16 sept. 2011

De ahora en adelante

  
 Dejaré reposar mi alma quebrantada,
depositada en huesos,
en carne maltratada,
sobre el cristal de ayer,
ese que contempló 
la sonrisa que hoy me falta,
que me vio protegida entre sus faldas,
la certeza de sentirme a salvo.
Lo arañaré con las uñas del pasado,
para acercarlo lo más posible
a mis días de hoy,
a mi rabia de hoy,
a mi pena convertida en cárcel.
Cuando haya descansado 
mi alma despistada,
espero poder acordarme
de lo que me hizo humana
y me acercó al amor.
De lo que me supo leal
y le dio a ella,
la que hoy tortura mis mañanas,
mi comprensión.
Confío en que llegará 
la sosegada aceptación,
el impulso sano
de hacerme a su persona
y ser capaz de fabricar un molde 
en el que quepamos las dos,
para poder hornear la tarta de mañana.

A.M.G




15 sept. 2011

Poema rescatado

No es ya la arruga que crece en las ojeras,
ni el crepitar de huesos que anuncian la flojera,
es el alma torpe que flaquea,
ante el fuego cegador, hogar del tiempo
que se mofa y mofa y nosotros riendo.
Piensa:
¿Como podemos defendernos de la vida,
si la vida es nuestra única defensa?
A.M.G



13 sept. 2011

El sueño que no llega


 Ahora es el momento de llorar,
de hacer de la ira dolor
y del enfado lamento.
De colmar tus ganas de escapar
y encontrarte por fin con el silencio:
Espantoso silencio,
que muerde tus recuerdos,
y desparrama palabras
que no sabes ya si tienen dueño.
Conquistado silencio,
que te brinda el eco de una sola voz
y un anhelo,
suspendido en el sueño que no llega,
con voluntad de perdón
y sin embargo,
engendrando un nuevo corazón,
más duro, más taimado,
más lento de pasión.

A.M.G









8 sept. 2011

MURALLAS


Somos dioses al alba,
nada de lo pensado la noche anterior es posible.
Teníamos la fe puesta en todas las murallas,
debimos colocarla al otro lado,
allí donde estaba la gente con más fe,
para ser fehacientemente dueños de nuestro destino.
No nos dimos cuenta
que las murallas no eran el obstáculo,
que el obstáculo estaba en nuestra fe puesta en las murallas.
Y se cayó la noche a los pies del día
y todo volvió a ser imposible.

A.M.G



6 sept. 2011

Declaración de intenciones


No soy una joven promesa,
no soy joven,
y mis promesas quedaron atadas
a los torpes años 
en los que no sabía,
en los que sólo hacía.
Mi futuro 
no tiene propósito de enmienda,
soy lo que soy
por lo que he sido,
es hora de asumir las consecuencias.
Si en estas letras dejo,
mis lamentos, 
mis sueños o mis quejas,
no es para ocupar
un puesto entre los grandes,
es solo para contarme
lo mucho que he aprendido,
lo poco que he realizado,
lo tanto acontecido,
si alguien quiere escucharlo,
será bien recibido
y espero hacer de él mi aliado,
en este tramo final 
de mis delirios,
que no son de grandeza,
que son de caminante 
contando el recorrido.

A.M.G





3 sept. 2011

Con cierto temblor

¿Qué haríamos sin el tambor
que nos sabe acechados
por la suavidad de la voz,
el soberano sonido del piano,
la inquietante armonía del violín
o la fría brisa del arpa?

¿Qué haríamos sin el tambor
que nos lleva a confiar
en el profundo secreto del violonchelo,
en los saltos delirantes de la flauta
en el oscuro brillante del clarinete,
o la alimentada sonoridad del fagot?

¿Qué haríamos sin el tambor,
que nos conduce sin freno,
al estallido de latentes trompetas,
a la burda sentencia de la trompa
a la fuerza torpe de la tuba,
o al permanente sobresalto del trombón?

¿Qué haríamos sin el tambor
que todo lo vuelve importante,
que todo lo agiganta,
y nos venda el pensamiento de legiones,
de romas soberanas,
de resucitados cristos?

¿Qué haríamos sin el tambor
si hasta parece dirigir al director?
( Dedicado a Pianosann un poeta de notas musicales)
A.M.G
  
                                                



2 sept. 2011

El primer trago

El alcohol nos exime de toda culpa,
esa voluntad demoledora
nos arrastra a las afueras de nosotros mismos
y nos hace no culpables.
Somos asesinos sin serlo,
violadores sin serlo,
crueles sin serlo,
y podemos despertar,
inocentes, sin memoria, impolutos.
Pero estamos en la primera copa,
en el primer trago,
justo antes de la borrachera
ya esta dictada la sentencia,
ahí está el veredicto final:
Somos asesinos,
Somos violadores,
Somos criminales,
Somos crueles,
somos...CULPABLES.  
 A.M.G



ÚLTIMOS COMENTARIOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...