23 dic. 2011

Sabores de Navidad

(Dedicado con todo mi amor a mi marido y fiel compañero)

Sabe aromas familiares
A despedidas olvidadas un instante.
Sabe  a desacuerdos hechos guirnaldas de colores,
Y a luces que soportan el peso de la carne,

Sabe a turrones de recuerdos
A vino añejo de culpas y perdones,
Sabe a cadáveres de sueños que renacen
Y a esperanzas que rotas,
Se recomponen alzándose en la copa.

Sabe  a ti, a mí, a leña,
A muertos y vivos sentados en la mesa
Soplando una promesa,
O venerando un pasado que regresa,

Sabe a regreso, si,
Sabe a limón, azucares y  a sales,
A contra puntos envidiados y envidiables,
Sabe a amores que no saben.

Sabe a dulzuras que se vuelven decadentes
Porque de pronto aprenden a olvidarse.
Sabe a hermano, a padre,
¡Sabe a madre!
Sabe a un yo, que recuerdo en otra parte.

Sabe a boca en tu boca y a manjares
Y en tu mirada,
Sabe a hermano, padre y madre.


Sabe a Dios, y Dios, ¿lo sabe?

(Feliz Navidad a todos y prospero año 2012)
A.M.G



14 dic. 2011

Venganza



Quiero alejarme del mundo
Y aparecer en la sombra de mi misma,
Desatarme del nudo que me ata a la vida,
¡Esta vida!
Y dejar que la soga rompa mi destino:
De desgraciada víctima,
De sórdidos verdugos.
Escribir sus nombres en un roto pergamino,
Olvidado en la herrumbre de lo antiguo.
Lanzarme sola al reclamado abismo,
Ausente de milagros, huérfana de auxilios
Y rescatarlos a ellos,
Culpables de mi vida,
¡Esta vida!
En un infierno seguro, no redimidos.

A.M.G




6 dic. 2011

LIBRE


Si uno quiere volar al ritmo de los pájaros
debe tener sus ganas afiladas,
convertir en plumas sus palabras,
y hacer aire de sus múltiples caras,
entonces el cielo se vuelve necesario
y la tierra un extraño con razón y causa.
Solo el agua del rio te alimenta brava
y se vuelven tus manos temerosas garras.
Porque es un vuelo imaginado
y de el nacen tus muchas escapadas.
Entonces si, te elevas majestuoso
cual aguila sobrevolando la montaña,
aniquilando tu sed de recorridos
por caminos que ya tubieron patas.
No hay presas que buscar pero eres presa
de ese sueño de plumas y de alas                    
                              A.M.G




28 nov. 2011

ESCALADA



Desde las colinas crecientes de mis años
las que me cuesta subir en cada tramo
he derrochado llanto y derramado espanto
sin hacer de la cumbre un holocausto.

En cada cúspide hay una escalada
de lamentos sordos, no fueron escuchados,
no me querían ver y no quise mirarlos
y seguí subiendo sin mirar hacia abajo.

He alcanzado horizontes que parecían lejanos
y de tan cerca tengo un mar entre mis manos
pero se me escapa el agua entre los dedos
y  su sal hierve en mis heridas de antaño.

Escuece la fragilidad de los instantes
que te entretienen yendo hacia delante.

A.M.G




21 nov. 2011

Al final
ganó la Poesía



Y al final, ganó la Poesía.
Me quedé mirando
esas palabras huérfanas de historia,
atadas por el frágil nudo de la memoria rota,
despedazadas en un tiempo sin gloria y de tequilas,
y me bebí de un trago el vino de la prosa.
Desprotegida y ebria me abandoné a la rima,
igual que un suicida se abandona a la vida.
Y me llené de callos el alma desvalida
para empuñar la pluma que tachará mis días.
Al final, ganó la Poesía.
                                                   
 A.M.G 



16 nov. 2011

Uno mismo

Estás al borde de una lápida
Que tiene escrito el nombre de tus sueños.
Desde tu atalaya de cumplidas conquistas
Tu mirada se pierde en ese entierro.
No eres tú, ni son ellos,
Es el primer cadáver de otros muchos que vinieron.
Tu primer muerto.
Es el niño que soñó ser ángel,
El hombre que quiso ser bueno.
No le dejaron buscar sus alas,
No te permitieron
Esa danza de plumas blancas.
Y la realidad se impone al precipicio,
Hay que dejarlos caer
Para, salvarse uno mismo

¿Uno mismo?
Si fuiste capaz de no salvar al niño
Y te permitiste el lujo de ignorar al hombre
¿Qué te impide ahora arrojar al abismo,
a los que sin piedad contemplas desde tu egoísmo?
No necesitas pactos con el diablo.
Esa tumba te demuestra que eres tu propio sicario.
Pero, ¡ay amigo!
Tú tampoco estás a salvo,
Otros tienen su lápida escrita justo al lado.
A.M.G





13 nov. 2011

LA OTRA PALABRA



Sensación de palabra tienen mis sentidos
Arrinconados al borde de un adjetivo obscuro,
Redondeado en cifras y cosas materiales.
Quiero por esto, gritar sin nombre,
Quiero hacer sin tiempos desechables.
Buscar en el vacío,
Lo que la oración oculta en sus desaires.
Despertar en el sueño de un artículo gigante,
Que me llame mil veces sin nombrarme.
Articular honores sin desgracias
Y preocupar a la muerte con la eternidad del alma.
Quiero ser prisionera de la calma,
Que sin voz alguna canta
Y se entretiene en el estómago 
sin llegar a la garganta.
Porque la dicción me manda,
Y el ritmo me ordena cantos de sirenas
Que me desvían el rumbo y me engañan.
Rebosar quiero el vaso de mis ansias,
Con un adverbio que no tenga condiciones.
No buscar significado a los colores
Y darle al arcoíris mi mirada.

A.M.G





6 nov. 2011

LA MADRE


Has encontrado mi vientre 
en otra casa, en otro ser,
te has desligado por fin de mis entrañas,
y siento, 
como si de nuevo te pariera
y al mundo exterior sin quererlo te lanzara.
Pero como entonces,
me empujan las ganas,
de verte crecer mas allá de mis faldas
Es un parto doloroso, como entonces,
y como entonces, 
¡ No me duele!
es un cuajo de sangre regalada.
Que en mi vientre siempre estarás,
siempre te guarda,
pues de el nacerán todas tus canas.
Mil veces te pariré  ¡ mas de mil!
para que mil veces nazcas.

A.M.G







28 oct. 2011

Trabalenguas


Compartir las horas de un chopo que gotea
como un reloj minutos, sus ocres hojas secas,
eso quiere mi alma enfurecida y ciega.

La tierra que lo acuna, se cubre con su pena,
así quiero mi lecho, sin iras traicioneras.
El cede a la brisa que desnuda sus ramas,
 quiero ser como el chopo despoblada de rabia.

Saberme poseedora de miles de primaveras
y llenar mis tristezas, de ocres hojas secas.

     A.M.G



24 oct. 2011

Cuéntame













¿Cuéntame cómo te hiciste esa herida
que rezuma pasiones ulceradas,
abiertas en sangre y por la sangre ahogadas,
consumidas en la costra que levantas?
Que ya no quedan rincones, ni palabras,
que solo quedan opacos resquemores,
disfrazados de tenues esperanzas.

¿Cuéntame cómo has llegado al precipicio,
Sin recorrer el vasto espacio de tus vicios?
¿Cómo puedes siquiera imaginarte ya caída,
sin atender al empujón que mató la despedida?
Que la vida son besos y desaires,
que no caben tus huesos en esta fosa de aire.
Que la muerte es cosa de otra vida.

¿Cuéntame cómo puede un desaliento,
resquebrajar las paredes de tu tiempo?
¿Cómo una habitación sin sombras y vacía,
puede convertir tu horizonte en agujero?
Que nunca fue en tu piel el sudor de su cuerpo,
que no pudo dejarte ni siquiera un desprecio,
que no bebió ni un solo sorbo de tus sueños.

¿Cuéntame cómo una gota  helada
puede borrar  de golpe el rocío de tus madrugadas?
¿Cómo una nube flaca y desnutrida de agua,
puede crecer tormentas en tu calma?
Que el te supo a noches sin estrellas, ¿recuerdas?
Que acunó en tus senos caricias desgastadas
y desplegó el olvido en tus sabanas mojadas.

¿Cuéntame cómo pueden tus lágrimas
inundar  las pasiones que te aguardan?
Agazapadas y mudas esperan su momento,
de cubrirte completa con el manto de tus ganas.
Que tus anhelos no son solo palabras,
dichas a destiempo y con desgana,
ni tus deseos, flores marchitas sobre la cama.

¡Cuéntame que ya no sangras!
A.M.G






20 oct. 2011

Mirando el arcoíris


Tienes tu mirada oculta entre dos grandes ojos 
que parecen no querer mirarte,
tu espacio se reduce a un horizonte sin orillas,
tu luz se simplifica en una estrella,
tan lejana,
que no alcanza ni a rozarte,
tiene nombre tu mundo,
pero no se llama tierra,
sueñas los últimos coletazos
de tu esencia que pelea,
que araña las paredes de tu encierro,
que busca la llave de ninguna puerta, 
y al final,
te doblegas,
cedes a la esperanza de creerte pasajera de la vida,
y subes al tranvía de tu suerte.

A.M.G






15 oct. 2011

EN BUSCA
DE LAS MUSAS
II



Releyendo esos recortes del pasado, esas “notas” de mis locuras y quebrantos, me resulta difícil reconocerme en ellas, y se que fui yo, hoy podría escribirlas de nuevo, pero me temblaría el pulso, hoy, me dolería hacerlo. 
Voy camino de una tumba en busca de un puñado de tierra que arrojar a un muerto y de pronto el muerto resucita, la tierra pasa de ser puñado a polvareda, confundiendo el paisaje, ella, yo, la misma.

Si se tratara de un diario, la sucesión de fechas, lo haría coherente, pero son anotaciones sin tiempo, y el tiempo las ha convertido en sinrazones, el "cuándo" no debió importarme, seguramente pensaba que duraría siempre, el “por qué” es abstracto, es ahora mismo. 

…Me había quedado sin excusas, y de pronto me di cuenta que no las necesitaba… debió ser el resurgir de un desaliento, lo que me inspiró esta frase, ¿lo fue? ¿Qué me haría escribirla ahora? ¿La podría siquiera pensar? Si le busco un sentido, lo veo hoy mas factible que entonces, soy mas libre, tengo menos pudor, la filosofía del “nunca pasa nada” se ha afincado en mi pensamiento, de tal manera que lo ha hecho más impúdico, más tolerante y al mismo tiempo más soberbio. ¿Añadiría algo? Imposible, ya no busco excusas, debí empezar a no buscarlas en ese momento, justo en esa frase. ¡Qué lastima! Un instante tan decisivo y pasó inadvertido. 

…No se puede volar con las alas de los pájaros… ¿Qué quise decir? ¿Resolver tal vez, que debemos construirnos unas alas? 
Fue ese camino de palabras, mudo después en muchos años, el que esbozó el cielo sobre el que planeo. ¿Tengo algo que decir? ¿Lo tuve entonces? No he estado, sin embargo, ausente de palabras, me las comí y las devolví en hechos, ¿debo contarme hoy estos hechos? Demasiadas preguntas en un texto tan corto, debería borrarlo y empezar de nuevo. No lo haré, me cuesta retractarme, incluso de aquellas frases, a las que ahora recurro en busca de inspiración, me cuesta retractarme. 
Ser lo que no somos, volar con las alas de los pájaros sin serlo, haciendo predominar nuestra esencia, por encima de lo que nos induce al vuelo, es traicionarnos, es traicionar al pájaro, es… no tener alas. ¿Por que entonces recalcar que no se puede? y es que todo sueño, es eso, un no poder y el continuado intento por lograrlo. 

¿Qué soy?
Nada
A penas un proyecto en el aire.
Una ola en vías de extinción en la playa.
Descarnada en la arena
Espuma blanca.
¿Y digo que soy nada?
Respirada
Absorbida por la tierra.
¡Tantas cosas!

¿Qué soy?
Nada.
A penas un bostezo de esos que abre el apetito.
Un suspiro
Que se alimenta del sueño y vuelve al sueño.
¿Y digo que soy nada?
Devorada.
Un descanso de esperanzas.
¡Tantas cosas!

¿Qué soy?
Nada.
A penas un pedazo de hielo a pleno sol.
Una garganta seca y desgañitada.
Un grito ahogado en la garganta.
¿Y digo que soy nada?
Derretida.
Valiente y apocada.
¡Tantas cosas!

¿Qué soy?
Nada.
A penas un libro recién abierto.
Una pregunta que persigue respuestas a diario.
Un "para qué" a los pies del "por qué",
un"cuando" perdido en el tiempo.
¿Y digo que soy nada?
¡Tantas cosas!

¿Qué soy?
Nada.
De la nieve
La gota que resbala por la montaña.
El rocío que el sol acaba.
¿Y digo que soy nada?
Manantiales
Frescura de madrugada.
¡Tantas cosas!
Tantas cosas no pueden ser nada.

Nada, que palabra tan llena, en ella todo cabe; me parece a mí que es un recurso fácil. 

No me siento igual de cómoda en la poesía, en ella se implican demasiadas emociones, nada que ver con la frialdad de lo pensado, es mas bien lo sentido, lo derramado en llanto, en risa, en amor, en deseo. El despecho, la ira, el encanto, lo generoso, lo bello, asoma en cada verso, se sobra en cada coma, si es poesía claro. Proclamarme poeta seria pretencioso, pero escribir un poema… ¿quién no lo ha hecho alguna vez? Son frases cortas, como las notas, solo que anidadas por ese hilo del alivio. El poema es menos opaco que la prosa, requiere de una mayor transparencia personal, aunque resulte incomprensible a los demás, el que lo escribe jamás olvidara lo que sintió al escribirlo. Si al leer cualquier poesía somos capaces de evitarle un significado a las palabras que la construyen, y nos dejamos llevar por la visceralidad del simple impulso que motivo el escrito, surge la simbiosis, olemos, miramos, tocamos, percibimos desde un yo distinto, somos casi el otro. Por eso quizás me gusta menos, o mejor, me atrevo menos, no es sencillo otorgarle un recuerdo a lo olvidado. 

La llave que necesito para abrir el baúl de la inspiración, mi inspiración, se que puedo encontrarla en estos escritos, en esta agenda del dosmil cincon y que las letras que hay en ella marcadas, han convertido en una agenda del dosmil seis, del dosmil siete, del dosmil… termina hoy y empieza en cierto modo hoy. Aún quedan hojas vacías en ella, pero siento que no es el momento de llenarlas. Escribí una vez, esta escrito aquí … los recuerdos son como las cintas que marcan las pagina del libro que estas leyendo… allí donde se detiene la cinta se forja la imagen de lo vivido, estas paginas en blanco, no son lo que aún no se ha escrito, sino lo que aún no se ha leído. Atreverse, es dejar de releer, y enfrentarse a una historia nueva, lo peor seria descubrir, que no habías terminado la novela, que no habías sentido hasta este momento, la curiosidad de conocer el final; ¿una mala novela? o ¿un mal lector? 

Ordenar las notas, hacerlas químicamente aceptables al raciocinio, es una tarea ardua, me da pereza, tal vez me falte la disciplina que todo escritor precisa y entonces, acudo a las musas, sin no las encuentro me siento redimida, como el pecador que confiesa. 
                                         
                                                  A.M.G



10 oct. 2011

¿Qué pudo ser?


...Se aferraba a su fe, como un condenado a muerte se aferra a su celda: se sabía esclavo pero vivo, retenido entre barrotes de morales desmedidas, pero a salvo. Al otro lado de su cárcel, le esperaba una muerte sin futuro, una vida sin dueño, un presente sin escapatoria. Eran mejor las escaleras infinitas y sin termino hacia el cielo, que los sótanos obscuros que prometían sus actos propios, ajenos a los designios divinos. 
Ser solo el brazo ejecutor de Dios, sin responsabilidad, sin preguntas, obedeciendo el mandato, igual que un soldado, ciego a las consecuencias, sin lamentaciones, comparables, para él, a la blasfemia. 
Había una razón para lo que estaba haciendo, aunque no la entendiera,  aquel olor a carne quemada, aquellos gritos desgarrados en la hoguera, aquella niña, cuya mirada permanecería para siempre anclada en esa escena de inquisidores y brujas, conformaban la herejía, no era necesario cuestionarse nada, sin embargo, pudo ser el calor de las llamas, lo que le obligó apartar la mirada, pero y ese alivio interior que sintió cuando dejo de contemplar el horror ¿Qué pudo ser? 
Se aferraba a su fe, como un condenado a muerte se aferra a su celda, pero a los dos, tarde o temprano, les esperaría el patíbulo.
                                                                     
A.M..G



5 oct. 2011

Igual que ahora


Hoy escribo palabras viejas.
palabras que ya he dicho antes.
que sentí hace años igual que ahora,
que ayer.
Que se deslizan por la ladera de mi tiempo,
y desprenden piedras manchadas de barro
color sepia.
Palabras, piedras
que hacen sombra,
cueva,
y en cuyas paredes rebotan,
como dichas por otro,
por otra,
mientras mi soledad construye madrigueras.
A.M.G



3 oct. 2011

La Torre

Una torre, un sueño,
un descalabro de candores,
rotos, hechos pedazos
a los pies de la torre.

Una torre, un fuego,
un despropósito de sueños,
cumplidos, quemados
a los pies de la torre.

Una torre, un duelo,
un desplome de ideas,
desparramadas, muertas
a los pies de la torre.

Una torre, un hombre,
mirando a las alturas,
entero, soñando
a los pies de la torre.
 
La sombra de la torre
es poderosa.

La torre es una trampa
de gigantes.

Y el hombre diminuto,
sueña y trepa.

Aspira  alcanzar
la luz de más arriba
y mientras las bajezas,
lo aniquilan

a los pies de la torre.
   
          A.M.G




28 sept. 2011

¡No podeís!


Me podréis obligar a cruzar cien fuegos, 
pero, no ha encender la llama.
Podéis hacerme callar, 
pero, no por ello me mantendréis en silencio.
Tenéis el poder de hacerme vuestra esclava,
pero, nunca seré vuestra.
Habéis levantado un muro entre mis sueños y yo,
pero, mi sueños no se miden a lo alto.
Soy libre,
pese a vuestro infierno de sueños rotos, 
de fuegos tácticos, 
de cárceles sin almas, 
de silencios lapidarios.
Y esta mi libertad,
no está al otro lado de vuestros muros.

A.M.G



27 sept. 2011

Adivinanza imposible

Soy cual loba amamantando a sus crías,
como una hiena maniobrando el silencio,
Qué soy, sino, la sombra que lacera
esa luz que lucha contra ella.
Mando estrellas
cual si fueran ejércitos
y construyo etéreos universos.
Qué soy, sino, la sombra que planea
levantar en tu nombre un firmamento.
Soy el ingenio de los que inventan dioses,
y de Dios su ojo traicionero,
el que tiene ciego.
Qué soy, sino, la sombra que hace soles
y esconde sus rayos entre mares secos.

Soy la tortura de los que no se rinden
y el espejismo de aquellos que claudican.
Vivo en el negro del arcoíris,
y a todas luces soy,
el blanco que purifica.

No tengo un cuerpo al que darle un nombre,
ni me aclaman con fervor multitud de voces,
no puedo pues, decirte quien soy,
pero tú, me conoces.
                                     A.M.G



22 sept. 2011

Así como me veis


No somos mas que ojos abiertos
al espacio insuficiente de nuestras expectativas,
cuerpos perdidos en ese espacio,
no mayor que aquel que alberga el silencio,
almas a la deriva,
acortando la distancia que la obscuridad propone
y estamos siempre, 
un paso por delante de nuestras miras.
Del "yo" conocemos lo que nos es ajeno,
del "tu", su tacto en nuestra piel,
el "nosotros" lo hacemos siempre nuestro.
Vuestro es mi lado más certero.
Así como me veis, quisiera verlo.
 A.M.G





Profundidad
de
espejo

Y se lanzó al mar,
y cayó en lo mas hondo,
allí donde no alcanza a llegar
ni el agua.
¿Dónde esta la muerte?
Preguntó al océano seco,
de tan profundo y tan secreto,
y el océano le respondió
indolente:
¿Sé yo acaso,
dónde está el agua,
que me da mi nombre?
Profundidad de espejo,
esto es
lo que sintió en ese momento,
mientras pensaba:
el mar y yo ,
el océano y el otro
 ¿Y la muerte?
En el agua.

A.M.G



20 sept. 2011

ENTRE DOS FUEGOS




Entre dos fuegos como una llama más,
pero sin arder
salvando lo poco que queda bajo mis pies.
Enfadando a la brisa para hacerla aire,
no sirve de nada, nuevamente en el centro,
salvando lo poco que queda bajo mis pies.
Los abrazo como queriendo ahogarlos en mis senos,
arrebatarles el oxígeno que los hace vivos,
pero, no  hay suficientes brazos,
ni suficiente vacío,
¡No lo consigo!
Su calor me asfixia, pero, no me mata
saben que soy el árbol que los mantiene activos,
y aunque la lluvia acude fiel a mi danza,
llueve seco,
tan poderosos son estos dos fuegos,
que aquí sigo, justo en el centro,
salvando lo poco que queda bajo mis pies
y haciendo de ello mi universo,
sin estrellas, sin luna,
solo un continuo y caliente atardecer.


A.M.G




16 sept. 2011

De ahora en adelante

  
 Dejaré reposar mi alma quebrantada,
depositada en huesos,
en carne maltratada,
sobre el cristal de ayer,
ese que contempló 
la sonrisa que hoy me falta,
que me vio protegida entre sus faldas,
la certeza de sentirme a salvo.
Lo arañaré con las uñas del pasado,
para acercarlo lo más posible
a mis días de hoy,
a mi rabia de hoy,
a mi pena convertida en cárcel.
Cuando haya descansado 
mi alma despistada,
espero poder acordarme
de lo que me hizo humana
y me acercó al amor.
De lo que me supo leal
y le dio a ella,
la que hoy tortura mis mañanas,
mi comprensión.
Confío en que llegará 
la sosegada aceptación,
el impulso sano
de hacerme a su persona
y ser capaz de fabricar un molde 
en el que quepamos las dos,
para poder hornear la tarta de mañana.

A.M.G




15 sept. 2011

Poema rescatado

No es ya la arruga que crece en las ojeras,
ni el crepitar de huesos que anuncian la flojera,
es el alma torpe que flaquea,
ante el fuego cegador, hogar del tiempo
que se mofa y mofa y nosotros riendo.
Piensa:
¿Como podemos defendernos de la vida,
si la vida es nuestra única defensa?
A.M.G



13 sept. 2011

El sueño que no llega


 Ahora es el momento de llorar,
de hacer de la ira dolor
y del enfado lamento.
De colmar tus ganas de escapar
y encontrarte por fin con el silencio:
Espantoso silencio,
que muerde tus recuerdos,
y desparrama palabras
que no sabes ya si tienen dueño.
Conquistado silencio,
que te brinda el eco de una sola voz
y un anhelo,
suspendido en el sueño que no llega,
con voluntad de perdón
y sin embargo,
engendrando un nuevo corazón,
más duro, más taimado,
más lento de pasión.

A.M.G









8 sept. 2011

MURALLAS


Somos dioses al alba,
nada de lo pensado la noche anterior es posible.
Teníamos la fe puesta en todas las murallas,
debimos colocarla al otro lado,
allí donde estaba la gente con más fe,
para ser fehacientemente dueños de nuestro destino.
No nos dimos cuenta
que las murallas no eran el obstáculo,
que el obstáculo estaba en nuestra fe puesta en las murallas.
Y se cayó la noche a los pies del día
y todo volvió a ser imposible.

A.M.G



6 sept. 2011

Declaración de intenciones


No soy una joven promesa,
no soy joven,
y mis promesas quedaron atadas
a los torpes años 
en los que no sabía,
en los que sólo hacía.
Mi futuro 
no tiene propósito de enmienda,
soy lo que soy
por lo que he sido,
es hora de asumir las consecuencias.
Si en estas letras dejo,
mis lamentos, 
mis sueños o mis quejas,
no es para ocupar
un puesto entre los grandes,
es solo para contarme
lo mucho que he aprendido,
lo poco que he realizado,
lo tanto acontecido,
si alguien quiere escucharlo,
será bien recibido
y espero hacer de él mi aliado,
en este tramo final 
de mis delirios,
que no son de grandeza,
que son de caminante 
contando el recorrido.

A.M.G




3 sept. 2011

Con cierto temblor

¿Qué haríamos sin el tambor
que nos sabe acechados
por la suavidad de la voz,
el soberano sonido del piano,
la inquietante armonía del violín
o la fría brisa del arpa?

¿Qué haríamos sin el tambor
que nos lleva a confiar
en el profundo secreto del violonchelo,
en los saltos delirantes de la flauta
en el oscuro brillante del clarinete,
o la alimentada sonoridad del fagot?

¿Qué haríamos sin el tambor,
que nos conduce sin freno,
al estallido de latentes trompetas,
a la burda sentencia de la trompa
a la fuerza torpe de la tuba,
o al permanente sobresalto del trombón?

¿Qué haríamos sin el tambor
que todo lo vuelve importante,
que todo lo agiganta,
y nos venda el pensamiento de legiones,
de romas soberanas,
de resucitados cristos?

¿Qué haríamos sin el tambor
si hasta parece dirigir al director?
( Dedicado a Pianosann un poeta de notas musicales)
A.M.G
  
                                                



2 sept. 2011

El primer trago

El alcohol nos exime de toda culpa,
esa voluntad demoledora
nos arrastra a las afueras de nosotros mismos
y nos hace no culpables.
Somos asesinos sin serlo,
violadores sin serlo,
crueles sin serlo,
y podemos despertar,
inocentes, sin memoria, impolutos.
Pero estamos en la primera copa,
en el primer trago,
justo antes de la borrachera
ya esta dictada la sentencia,
ahí está el veredicto final:
Somos asesinos,
Somos violadores,
Somos criminales,
Somos crueles,
somos...CULPABLES.  
 A.M.G



24 ago. 2011

Amante


Dame un beso de agua cuando tenga sed,
eso te pido,
y una copa de lluvia cuando mi alma esté en sequía,
Ya haré yo del beso el continente de mi escasa saliva,
y que la lluvia se sobre en el vidrio de mis penurias.

Que cuando esté a solas se arrime tu presencia,
eso te exijo,
y se haga cuerpo y piel de mis angustias,
ya seguiremos tú y yo hablando en el olvido,
que en este espacio quiero, solamente suspiros.

A.M.G






La que a veces escribe


Soy el resplandor oscuro aún no nacido,
que se esconde en la sombra de un día soleado.
La que a veces escribe en lo profundo,
para encontrar la luz de lo que se ha salvado,
ese rayo que venció a los sueños no cumplidos,
que no mató el recuerdo idealizándolo,
que no fue reimplantado,
que reside en un gesto más que en el aire removido,
en un tono más que en una voz,
en una de sus canas más que en sus cabellos.
Esa ráfaga, me dice todo de él, todo de ellos
y no necesita rostros que la evoquen,
porque lleva en su estela mis latidos.
A.MG



19 ago. 2011

LA FIERA


   Mas que creerme eso de que el hombre está hecho a imagen y semejanza de dios,me inclino a pensar que es el diablo el que está hecho a imagen y semejanza de los hombres. Porque...qué es el diablo si no una recreación de nuestros instintos primitivos,aquellos que nos acuciaban cuando el raciocinio no podía resolver nuestra supervivencia.

¿Raciocinio?... la razón no está de nuestra parte, nunca lo estuvo, somos a la naturaleza, lo que un virus a una computadora, nos infiltramos en su sistema, copiamos su funcionamiento y desde dentro,usamos sus mismas reglas para destruirla y hacernos con el poder, somos fieras en busca de una supremacía, lamentablemente innecesaria.

Cuando el ser humano en su afán de comprender lo que a su alrededor acontece, no es capaz de hallar una explicación razonable, acude a la invención y de la invención a la religión y de ahí nuevamente a la fiera. 
Cuando en su búsqueda halla la respuesta, va de la razón a la ciencia sin tomar conciencia de que en ese eureka de posibles probados, deja una víctima que sin embargo no ha sido vencida, que se nutre de sus máximas, mientras reza a dios en busca de milagros, que atraviesa los confines de la razón para volver al animal que la alimenta, otra vez la fiera, ella sabe bien cual es su sitio, reside en el ser humano amenazado, en su miedo a no sobrevivir.

A.M.G



17 ago. 2011

Confiemos


 Que razón tienes buen amigo.
Hoy me siento esclava de los versos primeros,
del primer trovador, de sus primeras rimas, 
y asumo mi deuda contraída con la prosa
que sueña despierta y hace poesía,
Pero, para poder devorar el blanco de la hoja,
ese que me frena y paraliza,
he de imponerme, sin quererlo, disciplina,
y aferrarme al suma y sigue de la rima,
Porque aspiro a ser tormenta de palabras,
vendaval de ritmos sin tiempos ni medida,
y aunque de momento soy cielo nublado,
confiemos, mi amigo, en que lleguen las lluvias.

A.M.G



16 ago. 2011

Y¿Quién soy?


Soy del candor mismo,
la frívola que come del fruto prohibido
y aviva entusiasmos de un recién nacido.
No tengo medida
porque en mi se miden todos los destinos,
no tengo destino,
porque en mi confluyen todos los caminos:
futuros que mueren sin haber crecido,
aunque fueron hechos para ser vividos,
presentes que alumbran pasados fortuitos,
que duran cien pies,
que son infinitos.
Me bebo el silencio en copas de gritos,
devoro a los muertos en busca de vivos,
hundo la esperanza en hoyos de litio
y cuando el cansancio, muerde mis tobillos
¡corro, corro y corro!
siento que me siguen un millón de siglos.

A.M.G



14 ago. 2011

Sin derechos reservados

alas

No tengo derechos reservados.
que son todos y por todos bien guardados.
Que nacen en vuestros ojos despistados,
y si no, mueren distraídos en mis manos.
Que alumbrados por la pluma,
quiero que vuelen altos y lejanos.
Cuanto más comunes, son más míos,
Cuanto más callados mas robados.

No tengo derechos reservados,
que no vale la pena lo que escribo,
si otra voz, que no la mía,
no es capaz de jugárselo a los dados.
Que mi beso sea otra boca y otros labios,
y mi pasión otro cuerpo y otro encanto,
le da a mi pensamiento honor de sabio
aunque  sea torpe y mal formado.

No tengo derechos reservados,
¿para qué encarcelar mis pequeñeces
entre clausulas ariscas de un contrato?
Lo que cuento, no necesita pasaporte,
lo que siento,
jamás podrá serme arrebatado,
pertenece al instante en el que fue pensado,
y el ínstate mismo, es de aquel capaz de recrearlo.

No tengo derechos reservados,
soy como un mesías un tanto cauto,
¿Qué importa que otro se atribuya el acabado?
cual mesías, lo importante es que ha sido revelado.
Quiero ser religión y no fría capilla,
ser salvación y no el que fue salvado.
Quiero ser capaz de aniquilar mi nombre
y hacer que permanezca solo lo contado.

A.M.G



Razonadamente



Solo la razón sobrevive a los encantos de la locura,
y no es que no sucumba a ellos,
que sucumbe,
es que se hace poseedora de sus fueros,
artífice de sus deshiladas corduras,
dueña absoluta de las genialidades que procura.

Solo la razón sobrevive a los envites de la demencia,
y no es que no sea derribada por ellos ,
que es derribada,
es que se ve abocada a sus remedios
convertida en cortina de humo en su antesala,
despiadada verdad que  asume su clemencia.

Solo la razón sobrevive  al los avatares del delirio
y no es que no varíe con ellos,
que varía,
es que es el eco mismo de sus sueños,
la atormentada huella de lo que ya es sabido
ojeada espantada y espantosa de miradas sobradas de colirio.

Sobreviva la razón o muera lentamente,
una cosa es sabida, todo esta en nuestra mente.

A.M.G



12 ago. 2011

Examen Final


mujer3

La ilusión, esa que te mueve, que te guía
la que te lleva por caminos de llantos y agonías,
la que te arrima a senderos de risas y alegrías,
la que te levanta después de caer y te examina,
y te suspende, y te recupera,
como a un mal estudiante en septiembre,
esa es una buena razón de vivir
para los que no creemos en exámenes finales,
y la prueba ¿insuficiente?
de que el alma existe, en el cero o en el diez
del examen final.

A.M.G




8 ago. 2011

SONATA


Delicadas rosas salpicando tus dedos
con hechura vestidos de marfil y de negro.
Vaivenes de compases perdidos en el tiempo
y una nota que aprende del sonido el silencio,
conformada de viento, por el golpe quebrada,
poderoso conjunto que alumbra la sonata.
A.M.G




7 ago. 2011

Intentos


No soy poeta de palabras, sino de riesgos,
No hay rima en mis estrofas, sino regresos,
Riesgo por vivir y revivirlo,
Regreso al corazón que fue embestido.
No soy poeta de versos, no soy poeta...

A.M.G



5 ago. 2011

Cartas de una monja



EN EL CENTRO
Quiero que seas tú el que me halle
que me sorprendas cándida ante dios
así, solo tendré que arrepentirme
de mi debilidad frente a tu amor
Si soy yo quien te busca,
la que te encuentre,
no habrá excusa capaz de redimirme,
y quiero y necesito su perdón,
para poder amarte y mientras te amo,
atrincherar la flaqueza en mi aflicción,
Y quiero y necesito penitencia,
para poder sentirte y mientras te siento,
hacer del esperarte mi oración.
Someterme a tu pecado que es mi miedo,
rendirme a tus deseos que son mi maldición.
No me decido por irme, ni por quedarme,
y aun así en el centro espero tu aparición.
Y apareces gallardo con tu sotana negra
y en negro tan oscuro reluce tu pasión
tu pasión que es mi locura,
asoma tu ambición,
tu ambición que es mi candor.
Ansías alcanzarme para copar mi cuerpo,
yo solo aspiro a estar ahí, justo en el centro.
Que en estos versos quiero gritar mi sin razón
pues razonando espero hallar mi salvación..

A.M.G



1 ago. 2011

Expectativas


Si buscas tan solo un cuerpo en el que cobijar tus ganas,
hallaras mi desnudez llena de corazas.
Si eres capaz de quedarte en el blanco de mi blusa,
quizá te encuentres con tus ganas colmadas.
                              
                                 A.M.G




30 jul. 2011

El Mañana es Tuyo


Estás sumida
en una realidad que no te pertenece,
aunque, sea enteramente tuya,
que parece ajena a tu persona,
en la que no te reconoces.
Tu no aspirabas a matarte a trabajar,
no aspirabas a tener una madre desnaturalizada y egoísta,
que a sus ochenta años,
se descubriera ante ti tirana y despiadada.
No aspirabas a tener un marido
que no se detuviera ni un instante a contemplarte.
Pero, Hete aquí,
esa criatura monstruosa ha crecido dentro de ti
y se ha hecho poderosa,
tan poderosa,
que ha conseguido matar tus sueños,
tus ganas de sexo, tus ganas...
¿De que se habrá alimentado todos estos años,
hasta conseguir este volumen tan considerable?
Quizá,
demasiados "nos" ahogados de camino a la respuesta,
o, demasiadas respuestas,
sin haber formulado pregunta alguna;
o, demasiadas miradas indiscretas
convertidas en ceguera voluntaria, para,
no romper la tranquilidad de lo cotidiano;
o, tantas y tantas quejas silenciadas,
esbozadas en gestos, que no en palabras.
Si, debió alimentarse
de esa mirada que nunca vio esos gestos,
de ese perdón que no debió concederse,
de esa traición,
que jamás pudo perdonarse.
Y  ha comido y bebido de tu lucha por sobrevivir,
de tus ansias de trascender,
de tu agradecimiento a una niñez
que hoy ni siquiera sabes, si inventada.
Y como un depredador,
ha devorado a mordiscos tu soledad derribada,
tus moribundas esperanzas,
tu visión del mañana,
porque, si nada lo remedia, mañana,
seguirá siendo suyo.
A.M.G



Espejismo


Tal vez la vida sea el espejismo de los que estamos muertos...



27 jul. 2011

   Desde que murió mi padre, todo es tan diferente y tan parecido... Busco la diferencia,  lo parecido me asusta.
   A.M.G



Viva


Tus versos se nutren del dolor, 
beben de tu nervio y de tu aguante
y de pronto, alumbran una voz
que siendo tuya es de otro, 
que siendo de otro, es de los dos. 
He te aquí, viva ¡tan viva! 
que ves partir a la muerte agonizante.

A.M.G



26 jul. 2011


 La mirada de Dios tiene que ser algo así, como una gota de lluvia detenida un segundo antes de caer al suelo...



25 jul. 2011

Poema secreto
(Cartas de una monja)

Limpiando mi conciencia,
te presentas de pronto,
hermoso, masculino,
con un don misterioso,
en tu estampa de hombre
hay un algo divino,
quiero hacerlo palpable
y en mi virginidad sentirlo.
Mas, no quiero ni pensarlo,
estoy cayendo en pecado,
desposada con Dios,
no puedo, no debo
ceder a este impulso humano,
pero, me consumen las ganas
de tenerte a mi lado,
y quisiera que dios fuese tu cuerpo
y mi religión tus labios...
  A.M.G



24 jul. 2011

ANCIANIDAD

Como se agrupan las ondas del silencio
haciendo remolinos en el tiempo.
Cada vez menos palabras y más ruegos,
cada vez menos poemas y más muertos.
Pero, el consuelo asoma en los que aprenden
de tu andadura el camino recorrido
y el silencio se vuelve griterío
cuando tu historia encuentra un buen oído.
Otra vez la palabra, otra vez vivos.

A.M.G



21 jul. 2011

Poema cotidiano

Deja correr el agua de la ducha,
sumérgete en ese manantial cercano,
despójate de sabores de trabajo, de calores.
Espabílate en el sueño de ser otro,
sin pesos, sin ataduras, sin mordazas,
abre de par en par tu boca
y llénala de ese agua que no busca la sed,
que es sólo agua...

A.M.G




ÚLTIMOS COMENTARIOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...